20.5.08


LA FEDERACIÓN CASTELLANO-LEONESA DE CAZA LUCHA CONTRA LOS FURTIVOS

La Federación de Caza de Castilla y León afirma que siente "impotencia y rabia" ante la "impunidad" de los cazadores furtivos que operan en la región en organizaciones de tipo "mafioso" como las radicadas en Sierra de Gredos, norte de Palencia, Montes de Toledo o Madrid.
En un comunicado de la Federación cinegética, explican que de "todas" las batidas furtivas se han realizado "incluso reportajes en televisión" y que, "aún así", siguen operando ante la mirada "perpleja" de los cazadores que respetan la ley.
En este sentido, recuerdan las recientes matanzas de lobos en Villavieja del Cerro, en Valladolid, y en Villanueva del Campo, en Zamora, con varios furtivos detenidos.
En cuanto a estas detenciones, reconocen la labor de el Seprona, aunque que este colectivo manifiesta, en su opinión, "un cierto grado de impotencia en la lucha contra los furtivos", quienes "evolucionan con las nuevas tecnologías y están cada vez mejor organizados".
Por ello, según subrayan, cuando se detiene al delincuente, "habría que decomisarle todos los elementos que haya utilizado para la práctica furtiva, desde el vehículo hasta el arma, pasando por el GPS, tal y como se hace en las intervenciones por trafico de drogas".
De esta forma, tal y como apuntan, "a algunos no les compensaría tanto la práctica del furtivismo" y además "se podrían compensar en
De esta forma, tal y como apuntan, "a algunos no les compensaría tanto la práctica del furtivismo" y además "se podrían compensar en parte los daños con la subasta de los bienes incautados".
Por otro lado, señalan que "lo peor" es que estos delincuentes suelen ser "de sobra conocidos", tanto por las autoridades como por muchos cazadores deportivos, aunque a su juicio "el Estado en un caso, y las posibles represalias en el otro, hacen muy difícil las denuncias con las suficientes garantías para que todo el peso de la Ley caiga sobre ellos".
La solución a este problema, según explican, sería el "establecimiento de un control de los animales a través de otro tipo de marcas indelebles y fijas" que imposibilitaran "su manipulación desde el momento del abate y captura".
Además, aseveran que estas prácticas "fomentan actitudes picarescas entre otros cazadores", como ocurre en relación, en su opinión, "a los precintos de caza mayor, un sistema de control de los aprovechamientos obsoleto y muy fácil de falsear, y que a veces constituyen un verdadero salvoconducto a desaprensivos para circular libremente por el campo abatiendo un número incontrolado de animales", lo que supone "un grave perjuicio de la fauna y también de ingentes recursos económicos que tanta falta hacen en muchos pueblos”

1 comentario:

David dijo...

Cuanto daño que hace el furtivismo y que poquito se hace para erradicarlo...