8.7.10

HABLANDO DE LOBOS CON FERNANDO PALACIOS.

El lobo ibérico no aúlla en soledad en los montes españoles. Cuenta con el apoyo de cada vez más personas. Entre ellas Fernando Palacios, científico titular del departamento de biodiversidad y biología evolutiva del Centro Superior de Investigaciones Científicas de Madrid, que lleva la friolera de cuarenta y dos años siguiendo y estudiando al lobo ibérico.

El CSIC es la mayor institución pública dedicada a la investigación en España y la tercera de Europa. Adscrita al Ministerio de Ciencia e Innovación, a través de la Secretaría de Estado de Investigación, su objetivo fundamental es desarrollar y promover investigaciones en beneficio del progreso científico y tecnológico, para lo cual está abierta a la colaboración con entidades españolas y extranjeras.

Fernando es uno de los grandes expertos en el seguimiento de la vida y milagros de este animal que despierta tantas atenciones en la actualidad pero que, en épocas pasadas, encendió hachas de guerra y se consideró una alimaña. Ahora, su figura está mitificada y su expansión está protagonizando numerosos artículos en los medios de comunicación. El lobo ha pasado de la persecución sangrienta e incontrolada a la veneración, aunque todavía cuenta con demasiados enemigos que dificultan su expansión.

Pasé con Fernando una tarde entera. Hablamos de lobos, el motivo principal de esta entrevista, pero también de otras muchas especies. De zorros, de pinos, de águilas, de lirones caretos, de musgaños, pero sobre todo de Biodiversidad, de ecología, de fragmentación de hábitats y de conexión entre la fauna y el hombre. Una entrevista que contiene opiniones y declaraciones para desarrollar otros muchos temas, que me parecieron interesantísimos y muy enriquecedores, y que voy a plasmar en estas páginas en las semanas posteriores. Hoy sólo nos centraremos en todo cuanto me indicó, informaciones nutridas e interesantes, sobre nuestro amigo el lobo.

Fernando recuerda sus primeros estudios sobre el canis lupus. “Empecé en 1968 con Javier Castroviejo y Jesús Garzón. Hemos publicado multitud de estudios y próximamente vamos a volver a publicar trabajos con todos los datos genéticos que tenemos y con toda la información de Sierra Morena para hacer estudios más creíbles”, asegura.

Ahora mismo hay mucha polémica y mucho fraude, continúa. Hay gente que está haciendo cosas y que introduce mucha confusión. Hay que andar con los pies de plomo, publicar bien y publicar de manera que la información pueda servir para que la gente, y sobre todo la administración tome conciencia y se adopten medidas”, sentencia.

“NO SE PUEDE AFIRMAR QUE LA POBLACIÓN DE LOBO ESTÁ AUMENTANDO”

“No se puede decir que la población de lobo está aumentando, ya que se ha producido una disminución de la densidad en todo su área de la distribución”, asegura. “Tan sólo se puede afirmar que se ha producido una expansión muy localizada en la provincia de Segovia”.

Así lo atestigua el científico, luego de sus estudios, ahora intensos en el Sistema Central. Su trabajo no sólo consiste en seguir sus pistas campeando y recorriendo a pie las zonas donde existen indicios sobre la presencia del lobo, sino analizando en laboratorio los restos de ADN que se encuentran en sus heces y pelos. Por lo tanto hay un rigor de laboratorio. “En los excrementos tenemos mucho ADN y es suficiente para hacer numerosas pruebas que además guardamos. Conservamos tanto muestras de excremento secas a largo plazo como otras que no hemos utilizado. De manera que podemos hacer pruebas y pruebas a medida que tengamos interés en conocer más cosas.

Estos datos los vamos teniendo en cuenta y los estudiamos para reconstruir la historia de los lobos”, me explica, mientras visualiza en el ordenador una de las fotos de excrementos que guarda entre los cientos y cientos de instantáneas captadas en sus múltiples recorridos camperos, con el entusiasmo de quien disfruta de su profesión e implora la defensa de la naturaleza a ultranza, pero diciendo verdades como puños y sin tener pelos en la lengua y afirmando que “el seguimiento científico es molesto para los políticos. Yo reconozco, que no le caigo bien a ciertas personas de la administración de Castilla y León, Castilla la Mancha o Madrid porque estoy metido en mil berenjenales donde pongo en evidencia muchas cosas”, sentencia.

“EN ESPAÑA NUNCA SE HA FINANCIADO EN PROFUNDIDAD UN PROGRAMA DE INVESTIGACIÓN SOBRE EL LOBO”

Se lamenta diciendo que “a nivel científico, en España, nunca se ha financiado un programa de investigación sobre el lobo. No lo ha hecho ni el Ministerio de Medio Ambiente ni las comunidades autónomas. Lo único que se financian son estudios para saber dónde están los grupos y poder planificar la gestión, los llamados censos, pero no existe un trabajo de investigación orientado a la conservación del lobo. Únicamente a nivel científico Isabel Barja, profesora de la Facultad de Biología de la Universidad Autónoma, si que ha contado con algo de apoyo para trabajar en un proyecto en la Sierra de la Culebra. Ha desarrollado un trabajo pionero que estudia el estrés que la presencia humana puede generar en los lobos. Es un estudio de interés, pero no está centrado en los problemas de conservación del lobo”.

Confiesa que no se han cumplido los objetivos que se marcó cuando inició su trabajo en la investigación del lobo, ya que “las zonas más idóneas de la Península Ibérica para la existencia de buenas poblaciones de lobo ibérico han desaparecido y no existen trazas de recuperación”.

SU TRABAJO EN EL SISTEMA CENTRAL

Fernando me habla mientras muestra los mapas de la provincia de Madrid y Segovia donde están trabajando en estos momentos. Recorre a pié más de 20 Kms. buscando heces y pelo para analizar.

“Ahora estamos trabajando en la investigación de unos ataques que se han producido en las inmediaciones del sabinar de Lozoya y frente al embalse de Pinilla, en el Chaparral. No sabemos con certeza si son de lobo. Hemos recogido unas heces de la zona que estamos analizando en estos momentos y que nos confirmaran si el lobo se encuentra en esa zona. Luego está el grupo de Guadalajara que estamos siguiendo. No tenemos noticias del grupo que se había asomado a Somosierra hace dos años.

La expansión del lobo es una realidad temporal y no extrapolable a todas las zonas, afirma. En Castilla y León se ha producido una expansión hacia el sur, pero pueden acabar con facilidad con esos pocos grupos que existen mediante los atropellos, el veneno, la caza furtiva, la patrulla lobera y las batidas de caza. Se ha visto, por ejemplo, cómo estos grupos de Segovia han tenido como resultado que el de Riaza probablemente haya desaparecido en pocos años, el de Casla, parece que aún mantiene a algún individuo y el de Torrecaballeros tiene pocos ejemplares. En estos momentos puede ser que el grupo de Guadalajara sea el que se encuentre en mejores condiciones. Esto se puede desvanecer en cuanto existe algo de persecución”, asegura.

Yo empecé hace cuatro meses a trabajar con la Comunidad de Madrid. Tuvimos reuniones aquí y allí y con los Agentes Forestales de la Comunidad de Madrid, con los que mantengo buena sintonía. Impartimos un curso de rastreo en el Museo de Ciencias Naturales. Yo les dije: me voy a poner a trabajar otra vez sobre el lobo en el Sistema Central. Empecé en enero y llevo un seguimiento. He realizado ya numerosos recorridos. He hecho trabajo de campo y ya vamos teniendo información. En estos meses de trabajo, la tercera ocasión que he acudido al campo ya los he visto personalmente y sin esforzarme demasiado. También hemos tenido atropellos, se han producido datos evidentes que ponen de manifiesto que han visto lobos en la zona. Estoy siguiendo huellas de lobo de individuos que ya he reconocido varias veces”, asegura.

EL REGRESO DEL LOBO AL SISTEMA CENTRAL

“Desde que los lobos volvieron al Sistema Central, creo que los primeros datos son del año 2005 y corresponden a un lobo que apareció muerto en el embalse de Revenga, cerca de Riofrío. Desde el 2005 al 2010 el lobo podía haberse establecido en la Comunidad de Madrid a partir de esos grupos que llegaron a Casla, a Riaza, a Torrecaballeros y la verdad es que no ha habido productividad suficiente para generar nuevos grupos. De hecho, los dos lobos que han muerto en la Comunidad de Madrid en los dos últimos años como consecuencia de sufrir un atropello en la carretera, son lobos adultos que podían haber constituido un grupo reproductor.

El primero fue atropellado en el límite de La Serna con Buitrago y el otro en Lozoyuela, al lado del Portachuelo. En esa misma zona donde murieron, las heces que hemos analizado no pertenecen a lobo en ningún caso. Con lo cual quiere decir que, desde mi punto de vista, son lobos que venían huidos de cacerías en Segovia, ejemplares perseguidos en situaciones de estrés, que avanzan sin rumbo y entran en las autovías y los atropellan”.

LA SITUACIÓN DEL LOBO EN ESPAÑA

“Hay que tener en cuenta que en los años ochenta el lobo ya estaba establecido en Castilla y León, tanto en Zamora como en Valladolid, en la zona Quintanilla de Onésimo. Hace veinte años los lobos estaban en el límite del Duero y actualmente han llegado al Sistema Central. Pero han tardado veinte años en ocupar la provincia de Segovia. Y es todo lo que ha avanzado, ya que, hacia Oriente no se ha extendido. Es decir, en Soria, continúan estando en el límite como siempre, en La Rioja los expulsan, los envenenan o los matan y en el País Vasco los ganaderos han decidido que el lobo es incompatible con la ganadería.

En Cantabria los persiguen, en Salamanca y Zamora los persiguen y en Ávila probablemente han desaparecido. Con lo cual la expansión es un deseo permanente del lobo, pero que sea una realidad ya es distinto.

Existe una situación cíclica de que los lobos van a más, son rechazados por la sociedad y vuelven a desaparecer. Y este es el ciclo que tenemos desde los años setenta y no ha variado nada.
Por otro lado, mientras que existe un fenómeno de expansión parcial en esta zona, que no es tan real como parece, porque no existen cuatro grupos reproductores en perfecto estado como mucha gente puede suponer. Ahora, el lobo se persigue más que antes, con lo cual las densidades son más bajas. Desde que se hizo el censo de ICONA a finales de los ochenta hasta ahora, sólo en Zamora, los grupos reproductores ha pasado de 45 a 35.

Asturias es la segunda zona más importante en cuanto a poblaciones de lobos. El entorno de Cangas de Narcea, en el puerto de Palo, Ibias, el puente de gustantivo, es una zona muy importante. También la zona de la sierra de puentes de la montaña, la sierra del Guayedor, la zona que limita con los Ancares de León y con los Ancares de Lugo. El puerto de cien fuegos, la zona de Legaña.

En la provincia de Zamora hay treinta y cinco grupos y en Asturias debe haber unos veinticinco. Después vendría Montes de León, con muchos problemas de furtivismo de rifle y de lazo. Hay mucha demanda de lobos para poder disecarlos o naturalizarlos. Los compradores encargan a personas locales ejemplares y éstos tienen lazos colocados de forma permanente, originando una situación tremenda.

Orense es una zona buena, pero muy problemática por los incendios. La situación forestal es un problema porque los pinos se queman y la gente los quema.

“EN SIERRA MORENA NO HAY LOBOS”

Una de las sorpresas de la tarde me la llevé cuando Fernando me aseguró que ya no existen lobos en Sierra Morena.

“Han desaparecido todas las poblaciones del sur como son Sierra de Gata, Sierra de San Pedro, Montes de Toledo y Sierra Morena, donde ahora se empieza a reconocer que ha desaparecido. El grupo de la Sierra de Ayllón parece que también desapareció, pero ahora parece que efectivamente existe un nuevo grupo de reciente cuño que está entre Condemios y la Tejera Negra.

En Salamanca, Soria y Burgos han perdido la tradición en la coexistencia con el lobo y las personas han mantenido actitudes que son muy negativas para su mantenimiento. En la Sierra de Gata, en Fuenteginaldo, creo que los últimos lobos se mataron a mediados de los años 70. Es decir, que llevan 32 años, sin tradición. En Zamora, al sur de Sayago, todo lo que es la zona ganadera, no existen poblaciones estables.

Por lo tanto, no se puede decir que el lobo está aumentando, ya que se ha producido una reducción de la densidad en todo el área de la distribución. Tan sólo se puede decir que se ha producido una expansión muy localizada en la provincia de Segovia. En Galicia también se ha reducido un 30% la población.
El único sitio donde han aumentado ha sido en Asturias, donde, en los últimos años y gracias al plan de conservación del Gobierno de Asturias, ha pasado de doce grupos a veinticuatro o veinticinco.

Ahora tenemos otro problema. En estos momentos, la administración conoce la localización de todos los grupos gracias a los trabajos realizados por los biólogos consultores y todos los cotos de caza ahora saben que hay lobos en los cotos. Con lo cual, ahora el lobo es un objetivo en los cotos de Castilla y León y Galicia.

Además, las administraciones, a través de los planes de gestión, han fijado unos cupos de caza de porcentajes de extracción en cada zona. Por lo tanto, ahora existe una persecución legal sobre todos los grupos que antes no se producía y que, unida al envenenamiento, a la mortalidad juvenil, a la caza furtiva, a los atropellos y a todos los demás riesgos que tienen los lobos, resulta que la población está disminuyendo”, asegura Fernando.

“EL LOBO BUSCA COLONIZAR OTROS TERRITORIOS”

“El exceso de individuos adultos en una manada lleva a los lobos a colonizar otros territorios. Tienen el mensaje de su especie de reproducirse y de crear nuevos grupos. Y al ser territoriales tienen que ocupar nuevos territorios.

El hecho de que exista una pareja que año tras año se reproduce conduce a que, generalmente, la línea familiar genética es la misma a lo largo del tiempo. En zonas donde los lobos están protegidos como en Alaska se han encontrado grupos familiares de lobos donde las líneas genéticas en la pareja dominante han persistido durante más de veinte años. Esto nos aporta una idea de la tasa de endogamia que existe en una manada de lobos. Esta situación facilita que dentro del grupo se transmitan los comportamientos sociales que es lo que en definitiva aporta viabilidad a un grupo de lobos. Saber cazar, respetar las jerarquías, saber comportarse dentro de la manada cada uno con sus tareas y funciones.

Estas pautas que desarrollan los lobos en la naturaleza en estado salvaje, en la mayoría de los casos no se llevan a cabo en España, salvo excepciones, porque constantemente, a través de la caza y la persecución se rompen los grupos. De manera que lo que tenemos son grupos reagrupados, manadas de lobos que proceden del reagrupamiento de individuos de manadas que son destruidas y que se reagrupan. Es indudable que hay grupos de lobos en España que viven en condiciones más tranquilas y que probablemente estas pautas sí se cumplan. Estamos hablando de las poblaciones de los macizos centrales de Orense, de determinadas zonas de Asturias o de las montañas de León y Zamora. Pero en general no se cumple esta situación. Lo que más perjudica al lobo es que carece de tradiciones. Como consecuencia de ello, tenemos lobos que no saben depredar y terminan alimentándose de ganado y de carroña”, asegura.

“LA SITUACIÓN DEL LOBO EN LA SIERRA DE LA CULEBRA NO ESTÁ TAN BIEN COMO SE PIENSA”.

Le preguntamos sobre la situación del lobo en la Sierra de la Culebra. “El lobo en la Sierra de la Culebra, que es el paradigma del lobo ibérico, la verdad es que no está tan bien como la gente pueda llegar a pensar.
Existe una zona donde hay unos siete grupos con unos territorios muy reducidos, de unas diez mil o doce mil hectáreas. Ese caso no se produce en otras zonas. El lobo no ha dejado de ser una especie conflictiva y como consecuencia de eso siempre existirán argumentos para que se le persiga. Aunque tiene tres presas salvajes muy importantes que son el ciervo, el jabalí y el corzo, la biomasa de la alimentación de estas presas apenas supera el cincuenta por ciento. Esto quiere decir que todavía no se cumplen las condiciones idóneas para albergar los lobos. Lo lógico sería que los lobos vivieran al margen de la ganadería y de esa manera no habría ninguna conflictividad.

Sin embargo, como los lobos de la culebra están en territorios que se sitúan dentro y fuera de la reserva, también capturan ganado fuera de las zonas de la reserva y por otro lado también se les alimenta artificialmente con ganado. Se ha hecho tradicionalmente, ahora dicen que sólo con burros. Pero una especialización trófica adquirida por unos grupos durante mucho tiempo, no logras erradicarla de su comportamiento. Los lobos se especializan en su alimento y es lo que consumen. La especialización del ganado doméstico la adquieren o bien consumiendo animales muertos o vivos.

Mientras los lobos adultos sigan aportando alimento procedente del ganado a los jóvenes, éstos reconocerán el ganado como alimento y cuando sean adultos depredarán sobre el mismo.
Lo que se ha visto en la Sierra de la Culebra, al contrario que en muchas otras zonas, es que el número de animales muertos por ataque de lobo es el menor que existe en España. Es una media de una oveja por ataque. Si tenemos en cuenta que los ataques son esporádicos porque el ganado está vigilado y que no hay una incidencia grande sobre el ganado, se puede decir que es una situación llevadera, pero eso no quiere decir que esos lobos no estén, fuera de la reserva, atacando a terneros o ovejas en ganados que no estén bien custodiados”.

Por otro lado hay que estudiar qué pasa con la alimentación natural. La Sierra de la Culebra tiene un déficit importante en términos de productividad primaria. Me refiero al crecimiento vegetal. Esto da lugar a que los herbívoros salvajes no tienen suficiente alimento y por lo tanto las poblaciones no son numerosas. Por este motivo están sucediendo dos cosas: por un lado hay muchas zonas forestales que tienen cuidados culturales para crear masas monoespecíficas de pinos que con los objetivos forestales se erradica toda la vegetación, todo el sotobosque, todo lo que compite con el pino se quita. Además, los pinares, en determinadas épocas de desarrollo, tienen tanta sombra que impiden el crecimiento vegetal en el suelo. Y esto unido a la gran cantidad de leña que sueltan los pinares durante el invierno, hace que el crecimiento vegetal sea cero. Todas estas extensiones del pinar no tienen ninguna productividad primaria y por lo tanto, no pueden alimentar a grandes herbívoros (jabalíes, corzos, ciervos). Por lo tanto hay un déficit importante ya que, aunque existe una gran superficie, no toda es apta para nutrir a los grandes herbívoros salvajes.

Además, en la Sierra de la Culebra, existe otra situación negativa para el lobo. Es el descaste de la población de ciervo que se realiza para que sus trofeos puedan competir en el ranking nacional. Por ejemplo, en Sierra Morena, para que los ciervos tengan trofeos los mantienen en bajas densidades y además roturan los montes y crean grandes zonas de pastizal. En la Sierra de la Culebra lo que hacen es una campaña de descaste de ciervos para mantener densidades muy bajas, de manera que esos ciervos tengan alimentación suficiente para desarrollar grandes cuernos. Lo que están haciendo es que en una zona donde podría haber perfectamente diez o quince ciervos por kilómetro cuadrado están manteniendo densidades de tres o cuatro. Éstas son densidades demasiado pequeñas para mantener al lobo.

Por una serie de razones, falta de calidad de hábitat, la existencia de un programa forestal intensivo, y escasez de presas naturales, el lobo no tiene alimento suficiente para poder depender exclusivamente de las presas naturales. Por estos motivos la situación en la Sierra de la Culebra no es óptima porque el problema de la depredación no está resuelto y el de la viabilidad del lobo tampoco. Además, no se ha conseguido que existan grupos reproductores que puedan vivir tranquilamente, sin ser perseguidos. Al existir depredación al ganado siempre hay una razón para la persecución. Este problema no está resuelto”, asegura.

EL LOBO EN CASTILLA LA MANCHA

Preguntamos a Fernando por la existencia del lobo en Castilla la Mancha, en concreto en la serranía de Cuenca, trasladando la pregunta del Agente Medioambiental Alfredo Poveda. “En la Serranía de Cuenca, en los montes Universales, en la zona de Sigüenza, Alcolea del Pinar y el alto Tajo, se han producido datos periódicos de depredación de grandes cánidos sobre la ganadería. Cuando han surgido ataques me he desplazado a esas zonas. He realizado algunos recorridos y nunca he encontrado nada.

La existencia de lobos en un área, viene acompañada por indicios como mortalidad en las carreteras, avistamientos, lobos cazados, excrementos analizados, etc. Los indicios no ha sido suficientes para atestiguar la presencia de lobo en esa zona, a pesar de que es idónea para una expansión hacia el sur ya que es un territorio despoblado. Podrían llegar hasta la zona del alto Tajo, Alcolea del Pinar, aunque luego te encuentras con la meseta sur y las zonas cultivadas de viñedo, donde lo tendrían más complicado. Por lo menos hasta los pinares de Cuenca es un corredor idóneo para la expansión, si el lobo tuviera condiciones favorables. Aunque lo de las condiciones favorables a veces es relativo, ya que se pueden dar más en una zona industrial de Orense donde el lobo no tiene ningún recurso trófico natural, que en una zona como la sierra de Guadarrama donde hay montaña y el lobo tiene recursos.

Sé que la Comunidad Autónoma de Castilla la Mancha ha contratado a Juan Carlos Blanco para trabajar en el seguimiento del grupo que está en la zona de Tejera Negra.
El problema de Castilla la Mancha es el tinglado de la caza mayor que presenta. Éste controla a los políticos sean del signo que sean. No hay forma de que en Castilla la Mancha se meta mano al sistema de caza mayor que tienen, que además es ilegal. Todo el sistema de vallado es ilegal, la gestión de las fincas es ilegal, esas densidades de caza mayor son totalmente irracionales. Es un caos y sin embargo lo mantienen. De momento perdura, ya veremos lo que pasa en el futuro”, vaticina.


“LA OBLIGACIÓN DE CASTILLA LA MANCHA Y DEL MINISTERIO DE MEDIOAMBIENTE ES REINTRODUCIR EL LOBO EN CABAÑEROS”

“Yo creo que la obligación de Castilla la Mancha y del Ministerio de Medio Ambiente es la reintroducción del lobo en Cabañeros porque es un Parque Nacional y en el plan director de Parques Nacionales está contemplado que las especies que se han extinguido en tiempos históricos recientes en un Parque Nacional y que además cumplen una función ecológica fundamental. Deben ser reintroducidas, no se lo han planteado todavía, pero lo deben hacer.

El lobo en Cabañeros vivió hasta mediados de los años ochenta. El de la Tercería Baja de Achuras parece que fue de los últimos. Tenemos datos de Montes de Toledo de finales de los setenta, de diferentes fincas. Por lo tanto, sería obligación del Ministerio de Medio Ambiente la reintroducción del lobo en Cabañeros y de la Junta de Andalucía en Sierra Morena. Sierra Morena es la zona más idónea de lobos de toda Europa porque cumpliría una función, ya que el principal uso es la caza mayor y no están tomando ninguna iniciativa a pesar de que en la estrategia nacional de conservación del lobo en España se contempla la recuperación del lobo en Sierra Morena y no se está haciendo nada. Y en estos momentos la situación del lobo en Sierra Morena es clara y hasta Juan Carlos Blanco lo dice: ha trabajado mucho tiempo para capturar lobos y marcarlos en Sierra Morena y no ha sido capaz de lograr nada. El mismo lo dice, que no hay lobos en Sierra Morena. Una zona como Sierra Morena que no tenga mortalidad lo dice todo. Y como ejemplo, ahí tenemos los pueblos del sur de Segovia, donde tienen mortalidad. Está claro y es evidente”.

SUELTAS DEL MOVIMIENTO CONSERVACIONISTA

Fernando me habla de algún caso de sueltas de lobo del movimiento conservacionista. “Hay asociaciones ecológicas que no esperan las decisiones administrativas y toma la decisión de introducir el lobo. Aunque no se conocen oficialmente, los casos de presencia de lobo en algunos puntos de Europa parece que se deben a casos de sueltas promovidas por estos grupos. La aparición de repente de lobos rusos al sur de Suecia como fue el caso de una pareja y un tercer ejemplar se produjo por este motivo.

No es viable que hubieran llegado allí atravesando desde Rusia por toda Finlandia y bajando por Noruega y Suecia hacia el sur. Sobre todo porque son zonas de pastoreo del reno donde hay mucho control. Eso más bien parece que ha sido la Asociación Noruega de conservación del lobo la que ha soltado ejemplares.

En España también se ha hecho. En 1994 una asociación conservacionista soltó en Sierra Morena dos ejemplares, aunque terminaron desapareciendo. Uno de ellos, en Cardena, en una montería de la que a mí me llegaron los pelos que la Guardia Civil aspiró. Aunque lo que me llegaron fueron unos pelos de moqueta.

La aparición de lobos en el pirineo, procedente de Italia, es evidente que corresponde a sueltas. Es imposible que los lobos atraviesen Marsella, Montpellier, etc.”

NO ES PARTIDARIO DE LA CAZA DEL LOBO

Fernando reconoce que “no soy en absoluto partidario de la caza del lobo. La caza del lobo a mi me parece que no es necesaria porque el lobo se podría mantener en condiciones naturales si la población humana hiciera un esfuerzo de coexistencia con este animal.
Yo creo que lo principal y lo urgente es adecuar el hábitat para que ese hábitat pueda sostener a los lobos sin necesidad de hacer ningún tipo de control.

Tenemos que reducir la conflictividad y pagar las indemnizaciones adecuadamente y además compartir las presas. Los cazadores no saben compartir las presas con el lobo porque las quieren todas para ellos. Los ganaderos no saben coexistir porque no esperan a las indemnizaciones y toman sus medidas. La administración no sabe resolver el problema porque no lo ha planteado nunca a nivel científico. Hay que hacer un seguimiento científico exhaustivo, pero un seguimiento científico, no contar los lobos que hay para decirle a la administración cuantos hay.

Un seguimiento es lo único que garantiza a través de los datos y los resultados. Además, es una forma de poner en evidencia a la administración cuando realiza reducciones de población. Si no hay un seguimiento, una administración puede controlar o reducir las poblaciones y nadie tiene constancia de eso, ya que se hace o bien por la guardería o la caza. Si hay un seguimiento científico esa información está disponible para la sociedad y para las administraciones y entonces se detecta inmediatamente si se ha producido una merma en la población. Yo no soy partidario de poner transmisores a los lobos o GPS porque yo creo que los sistemas de estudio o de muestreo no deben ser intrusivos. Cargarle a un lobo con un collar de medio kilo o tres cuartos de kilo de peso en el cuello a mí me parece una faena, un perjuicio para el lobo. El método más fiable es a través de los estudios genéticos. Son un poco lentos, ya que si no tienes mucha financiación tardas aproximadamente un mes en tener los resultados. Pero si cuentas con financiación puedes reducir los plazos a tan sólo una semana”.

“UNO DE LOS PROBLEMAS DEL LOBO ES QUE EN ESPAÑA ALGUNAS PERSONAS DE LA ADMINISTRACIÓN SON CAZADORES”

Fernando asegura que uno de los problemas con los que se enfrenta el lobo en España es que “algunas personas de la administración son cazadores y ellos ven la naturaleza desde la perspectiva del cazador. El lobo no hay que olvidar que es especie de interés prioritario tanto al norte como al sur del Duero. Al norte tiene una categoría de protección que dice que es una especie cuya conservación en estado favorable tiene que resultar compatible con su explotación. Y al sur del Duero es una especie que requiere protección estricta.

Por lo tanto, la conservación en estado favorable del lobo, que está definida en la Directiva 92/43 de la Unión Europea, señala que la población debe mantener su área de distribución a largo plazo, que las características del hábitat deben tener la calidad suficiente para garantizar la viabilidad a largo plazo de la población y que la población no debe sufrir una pérdida de la distribución. Esas características las tiene que cumplir la Comunidad de Castilla y León al norte y al sur del Duero. El hecho de que al norte del Duero hayan declarado al lobo especie cinegética no quiere decir que estén exentos de cumplir la conservación. Esto tiene que ser extrapolable a todas las zonas y sin embargo no se hace. No se hace por las actitudes humanas, no se hace porque algunos técnicos de la administración ven al lobo desde la postura del cazador. Continúan viendo al lobo como una alimaña, un depredador al que hay que perseguir. Ven que es un enemigo del corzo, que les quita los corzos y por lo tanto no tienen problema en autorizar la persecución del lobo sin considerar las consecuencias que esto está teniendo en sus grupos”.

LA CAZA DEL LOBO AL SUR DEL DUERO
Los atropellos causan bajas. La imagen muestra el lobo atropellado en diciembre en la nacional I, en Lozoyuela.

En cuanto al tema de la caza del lobo al sur del Duero, Fernando explica que: “El Tribunal Superior de Justicia de Castilla y León ya ha intentado poner en orden la situación. Ha dicho que el plan de gestión del lobo al sur del Duero de la Comunidad de Castilla y León no es válido ya que deben respetar que el lobo es una especie estrictamente protegida en el Anexo IV de la directiva 92/43 CEE. Y también que está en el anexo II como especie prioritaria para cuya conservación es necesario designar zonas especiales de conservación. En el Sistema Central en la fase en la que se encuentra el lobo en estos momentos exigiría un LIC exclusivo para la recolonización del lobo porque es obligatorio. Lo que dice el anexo II de la directiva, es que  para las especies prioritarias existe la obligación de designar zonas especiales de conservación. En el Sistema Central no hay ningún LIC designado para el lobo ni por parte de Castilla la Mancha, ni por parte de Castilla y León ni por parte de la Comunidad de Madrid.

“HAY QUE ORGANIZAR LA ACTIVIDAD GANADERA DE OTRA FORMA, CUSTODIAR EL GANADO PARA IMPEDIR LOS ATAQUES”

Fernando tiene muy claro cuál debe ser la política para solucionar el problema de las subvenciones por los ataques al ganado. “La política de subvenciones está bien, pero hay que evitar los ataques. Si tu tienes unas ovejas y de repente te quedas sin ellas te cabreas y tomas medidas. La única manera de solucionar este problema es mediante el aislamiento del ganado. Existen dos medidas que son complementarias. Por un lado impedir que el lobo consuma carroña de ganado y por otro lado custodiar el ganado de tal manera que el lobo no tenga acceso a él. Organizar la actividad ganadera de otra manera, custodiarlo mediante pastores especializados y con perros. Y custodiarlo de noche en corrales donde los depredadores no pueden acceder.

Luego existe el problema de los pastores que tienen el ganado por la noche en pastos que no pagan. Sueltan a los animales por la noche, se alimentan por su cuenta y se los llevan por la mañana. Nadie se entera que están pastando en pastos que no paga. Tiene depredación, pero no puede denunciar porque está pastoreando ilegalmente”.

EL ANÁLISIS DE LOS EXCREMENTOS

Le pregunto cómo es el trabajo que realizan recogiendo excrementos. “Los excrementos, si no tienes técnicas genéticas de identificación, no te dicen gran cosa. Decir que un excremento es de lobo sin analizarlo es muy atrevido. Una vez analizados te pueden servir teniendo en cuenta cómo están dispuestos en la naturaleza. Puedes saber si es un grupo de lobos o no. Los grupos de lobos en zonas limítrofes marcan de manera distinta que en el área de cría. En el área de cría hay muchos indicios concentrados, mientras que en zonas periféricas son menores. Casi siempre en zonas limítrofes donde marcan el territorio los excrementos están en alto, están en cruces, aunque también es evidente, y según algunos estudios, hay lobos que no marcan el territorio. Los lobos que marcan son algunos del grupo, los lobos viejos no marcan. Hay un estudio que dice que para el exhaustivo seguimiento de un grupo de lobos hay que seguir los rastros en la nieve y hay que recoger todas las heces que se encuentran en su recorrido. Hay que recorrer las zonas, los cruces, saber las zonas típicas de marcaje”.

LA IDENTIFICACIÓN DE LAS HUELLAS DEL LOBO

Fernando me cuenta cómo se identifica una huella del lobo marcada en la nieve o el barro. “Las cuatro almohadillas son homogéneas de tamaño y forma. El talón plantar muy regular, muy bien formado, sin defectos y relativamente grande. Las almohadillas laterales muy pegadas al centro, es decir, la pata no está muy abierta. Otro dato que también es muy útil es la observación de las tangentes de las almohadillas. Las tangentes anteriores y las tangentes posteriores de las almohadillas centrales, no se superponen”.

Le preguntamos sobre las marcas que realizan los lobos al morder al ganado y desmiente algunas teorías. “Yo creo que el número de mordiscos que realiza el lobo debe depender de la resistencia física de la oveja. Una oveja que el primer mordisco no la para, supongo que es susceptible de recibir más mordiscos. Sobre esto, hay estudios muy curiosos porque en los grupos reproductores de lobo que se conservan en buen estado, en estado favorable, la tarea de la depredación no la ejecutan los individuos reproductores. Al parecer la pareja dominante no se ocupa de eso, se ocupa más bien de las tradiciones, de la reproducción, del comportamiento del grupo, etc.

También hay estudios sobre los lobos menores de seis meses, que tiene dentición de leche y cuando muerden a una oveja se le enredan los dientes en la lana y se queda enganchado y no se puede soltar. Los caninos de diente de leche de los lobos son muy curvados y además esos dientes están pegados unos a otros. Es decir, que en un momento dado el canino de leche se le superpone con el canino definitivo que está erupcionando. En septiembre o octubre, que es el momento en el que están emergiendo los dientes definitivos, tienen un número de dientes que duplica el número definitivo de dientes que tiene un lobo y que además unos dientes están entremezclados con otros. Por eso se quedan enganchados y se han dado casos que que pastores les han sorprendido y los matan a garrotazos. En la colección del Museo de Ciencias naturales yo tengo lobos que han muerto a garrotazos.

Por parte de las ovejas, se dan casos en los que quedan enganchadas a una aliaga y no se pueden mover y se aislan del rebaño. Por lo tanto, en la depredación, según la edad y según la condición, hay distintas situaciones. Probablemente un lobo de tres años o un lobo de cuatro años con mucha técnica pueda matar a una oveja de un único mordisco y un lobo de un año o un año de vida tenga que aplicar varios.

En determinadas situaciones es posible analizar el ADN de otras partes como puede ser el ADN de las huellas. Si existen huellas muy recientes, se puede recoger el barro o la nieve y realizar un estudio de ADN, así como la zona de carne de la oveja por donde ha sido mordida. Los excrementos te aportan mucho ADN porque el ADN se encuentra en los epitelios intestinales. Nosotros tenemos zonas en las que hemos muestreado hasta cien kilómetros cuadrados. Yo sé que el grupo de Guadalajara tiene un territorio gigante. Va desde Condemios de Abajo hasta la ermita de Hontanares, en Riaza. Tiene todo el valle del río zarza, todo el valle del río Lillas, toda la cuerda divisoria con Segovia y luego tiene todos los pinares hasta Condemios. Es un grupo reproductor que, por cierto, la guardería forestal aún no lo tiene localizado. El otro día cogí excrementos frescos de ellos, pero anduve treinta kilómetros por esas sierras”, asegura.

ANÁLISIS DE MORTALIDAD DE LOBO EN LA EXTREMEÑA SIERRA DE SAN PEDRO

Fernando apunta que Extremadura siempre ha sido más sensible que otras comunidades al medio ambiente. “El hecho de que nombraran a Jesús Garzón director de medio ambiente lo refleja. En la extremeña Sierra de San Pedro lo que hice fue un análisis de la mortalidad con los datos de los lobos que habían sido abatidos en la sierra desde tiempos históricos. Lo que teníamos es que la recta de regresión que representaba la mortalidad de los lobos, tanto ahí como en otras regiones, la recta de regresión de la mortalidad alcanzaba cero a principios de los años ochenta, coincidiendo con la situación en Sierra Morena, Montes de Toledo y Sierra de Gata. Sobre todo en Sierra Morena teníamos trabajo de campo de cinco años, entre los años 1996 y 2001.

A la vista aquella información y que la recta de regresión de la mortalidad era decreciente y las rectas de regresión de las licencias de caza y de recargo de caza mayor eran crecientes para el mismo periodo de años, sin ser especie protegida el lobo, podía inducir a que un mayor número de licencias y un mayor número de recargos de caza mayor, podía dar lugar a una mayor presión cinegética. Esto podía conllevar una mayor mortalidad de lobos.

Sin embargo, por el contrario, la recta de regresión en ese periodo de años se mantenía decreciente y no aumentó, sino que disminuyó hasta cero a principios de los años ochenta, al tiempo que se incrementaba la persecución a través de los recargos de caza mayor y de las licencias.

Esto nos llevó a la conclusión de que el lobo había desaparecido. Teníamos los datos de los últimos lobos y también se constató que no se habían vuelto a tener más datos. Nosotros, para constatar esta información siempre nos basamos en materiales que podemos reconocer y que podemos identificar. Nunca nos basamos en información de fuentes de tradición oral o fuentes que no son dignas de crédito. Por ejemplo, el último lobo de la Sierra de San Pedro lo hemos constatado personalmente. Los últimos lobos de Sierra Morena, tanto como el de Sierra Morena oriental como Sierra Morena occidental los hemos constatado personalmente. El último de Sierra Morena es de 1983, de Villaviciosa de Córdoba. El de Montes de Toledo, que es el de Achuras, del año 1985, coincide con el de Sierra de San Pedro. El último de la población antigua del Sistema Central era de 1976, en Riaza. Todos estos lobos, nosotros hemos constatado que eran lobos y que eran los últimos”.

MEJORAR EL HÁBITAT DEL LOBO

“Para mejorar las poblaciones de lobo se tiene que producir una recesión de la ganadería, se tiene que abandonar zonas que actualmente son ganaderas; abandonar los usos humanos, aminorar y cambiar los usos forestales y producir también un decrecimiento en la utilización de las zonas agrícolas. Y esas zonas ganaderas abandonadas y esas zonas agrícolas abandonadas y esas zonas forestales con un nuevo sistema de gestión se podían añadir a la red de espacios naturales y a la red de natura 2000, para crear zonas más grandes de hábitats naturales o seminaturales para la biodiversidad, pero que no tengan los usos humanos que tienen actualmente.  Con los usos humanos que hay habitualmente es imposible conservar la biodiversidad y al mismo tiempo tener todos esos recursos para la alimentación humana porque además nos sobran recursos”, finaliza.

Mientras tanto, el lobo no cesa en su busca de intentar colonizar nuevos territorios. Se asoma a nuevos horizontes, pero, por el momento, son numerosos los peligros que les acechan, tiene demasiados nubarrones en su camino. Si cambia la política de la administración y somos capaces de coexistir con él, tal vez mañana luzca el sol. Y Fernando Palacios, como otras muchas personas que trabajan por el lobo en España, verán recompensado su trabajo.

24 comentarios:

Anónimo dijo...

Me parec sorprendente que este hombre siga afirmando que no hay lobos en sierra morena, lo lleva diciendo 20 años, en los cuales se han encontrado lobos muertos,se han fotografiado,en los cuales ha habido cientos de ataques al ganado domestico. Al que no se ha vist por aquí es a él a comprobarlo.
Un saludo.

Anónimo dijo...

Me ha parecido interesante, yo no discuto si hay o no hay lobos en algunas provincias y comunidades, por que pese a una observación no he vuelto a verles, eso si rastros pero de ¿perros? quien sabe.

Un saludo.
D.G

Anónimo dijo...

Esto es un insulto a la ciencia y la verdad. Que pena que con la crisis que tenemos aún existan personas como esta que llevan toda su vida sin dar palo al agua y les pagamos entre todos. Lo de los lobos en Sierra Morena increible, hay miles de datos de presencia, aunque se ven menos que los linces pues la población es inferior se ven de forma continua. Bueno y lo de autonombrarse como protector de la fauna, que se lo recuerden a la multitud de liebrecitas que MATÓ para autoapuntarse una nueva especie, en fin tiene mucha más credebilidad ZP

Anónimo dijo...

Bueno yo los he visto en Sierra Morena de Jaén, y los he escuchado pero puede ser que sean soltados por un ecologista de estos, aunque mis tios dicen que siempre los ha habido y no han dejado de existir.

Roldan, D.

Anónimo dijo...

Qué fácil es en España afirmar las cosas, pero que difícil es cambiar de opinión. FERNANDO EN ANDALUCÍA HAY LOBOS Y BASTA YA NO QUIERAS TRINCAR EL PLAN DE REINTRODUCCIÓN AUE YA HAS CABREADO BASTANTE A LA POBRE GENTE QUE CONVIVE CON L LOBO.

Anónimo dijo...

Impresionante lo de este Hombre, no sé si es que no tiene vergüenza. En realidad, lo que hace de todo esto una porquería, es que este hombre sabe lo que hace, porque no es un cualquiera, un aficionado que habla sin conocimientos. Yo no sé como llevarán su compañía en una institución como la que le acoge. Por cierto ¿cómo comprobó que los pelos del lobo del asiento aspirados por la Guardia Civil eran del lobo "soltado por los ecologistas"? O es un mentiroso, o tenía muestras previas de ese lobo antes de ser abatido.

Anónimo dijo...

Cada Agente de Medio ambiente que les seguimos y que les oímos y que les vemos somos tontos (¿porque somos andaluces, o porque estamos en el campo mientras usted busca los lobos con el google maps?). Aquí nada es perfecto, y no se como será por Madrid y eso, pero usted dirá que no se pagan estudios científicos para la conservación del lobo. Será que no se le pagan a usted, porque si no no sé de que viven los técnicos que viven debajo de una mata, 12 horas al día y 6 por la noche, haciendo más de 20 km al día a pie (al día). Ánimo loberos, que os habéis ganado nuestra confianza. Aupa Rafa, a ver si duermes algún día, y a ver si le callas la boca a esots.

David-La Ventana Forestal dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
David-La Ventana Forestal dijo...

Soy David González, autor de este artículo y quiero realizar algunas puntualizaciones sobre los comentarios que se han vertido en relación con las declaraciones de Fernando Palacios. En primer lugar, puedo llegar a entender el cabreo de quienes afirman que en Sierra Morena hay lobos, en contra de lo que manifestó el señor Fernando Palacios en las que aseguraba que allí no hay lobos. “Y ya están empezando a reconocerlo”.

Creo que si están tan seguros de que hay lobos en Sierra Morena, lo que deberían hacer es, en lugar de atacar a este señor, demostrarle que allí habita el lobo. Pónganse en contacto con él y transmítanselo. Así ganaremos todos y saldremos de dudas. Con los ataques personales, las críticas, los insultos, etc, no avanzamos nada.

Me parece preocupante que aún no lo hayan hecho, teniendo en cuenta los años que lleva trabajando este señor en el lobo, los numerosos foros de debate a los que asiste por toda España y la institución a la que representa. Ustedes han afirmado en uno de sus comentarios que Fernando Palacios lleva veinte años diciendo que no hay lobo en Sierra Morena. ¿ No les parece lamentable que si hay lobo en Sierra Morena, nadie haya sido capaz de convencer a este señor de que deje de asegurar por toda España lo contrario?.
También quiero decirles que tienen a su disposición este modesto y humilde blog para demostrarlo. Si es necesario, me trasladaré donde haga falta para ello.

En segundo lugar, me parece una falta de respeto y consideración afirmar que Fernando Palacios “lleva toda su vida sin dar un palo al agua”. Es una persona que cuenta con una gran consideración y prestigio en el CSIC y en el medioambiente español. Una persona cuya opinión sobre el medio ambiente es solicitada por numerosos congresos, foros, etc, etc.

Y también quiero decir y recordar que Fernando Palacios es una de las personas que dice las cosas a la cara a los políticos, que les pone los puntos sobre las íes, que se enfrenta a ellos y les ha puesto la cara colorada en muchas ocasiones. Que les para los pies ante sus intereses especuladores. Una persona que molesta por todo esto, porque les recuerda que no se resuelven problemas como la fragmentación del hábitat, los espacios alterados, las construcciones ilegales, los ríos contaminados, vertidos ilegales, veneno, las especies que están desapareciendo, la caza furtiva, etc., etc.

Aquilino Duque dijo...

¿Y como se puede demostrar a este señor que hay lobos en sierra morena? me parece una tarea dificil, ¿le valen imagenes? ¿videos? ¿informes tecnicos de cientos de ataques al ganado? y no hablo de ataques al ganado por perros asilvestrados, que en estas zonas cinegéticas un perro en el campo dura lo que medio telediario.
sigo, ¿le valen los cadáveres de un par de lobos? ¿la palabra de quienes los han visto?, ¿que prueba es la buena?.
Dicho esto tengo que decir que yo ultimamente muestro mis dudas y mi preocupacion por los lobos en sierra morena, pero es por la simple disminución de ataques al ganado. En cualquier caso, si hubiesen desaparecido (espero que no, y asi lo confirman los tecnicos que trabajan con la especie) estariamos hablando de algo reciente.

Anónimo dijo...

Me gustaria que explicasen, si es posible, como saben que los lobos pirenaicos son provenientes de sueltas. Me parece muy poco creible, siendo que las sueltas de animales salvaje son muy perseguidas y más de lobos. Ademas, tampoco son animales tan fáciles de capturar...

Agente medioambiental dijo...

Vivimos en un país de campo y playa.
Quiero decir, que la labor de científicos es importantísima para el desarrollo de un país, y como sería lógico, los políticos de una parte y la población por otro deberían fomentar, valorar y considerar el esfuerzo que éstos realizan en la sombra y muchas veces de forma precaria para, al final, conseguir un objetivo tan elemental como el de aumentar nuestros conocimientos, a pesar de que se recorten cada vez más presupuestos para investigación.
Quiero expresar mi apoyo a la comunidad científica de este país.
Hay que aprender a diferenciar el criterio científico, el cual se basa en investigaciones y largas horas de estudio que merecen ser pagadas justamente en beneficio del pueblo y del medioambiente, del criterio político, el cual se basa en captar votos y subvenciones que se pierden por el camino (como es el caso de los planes y programas de recuperación y conservación que, estando presupuestados, se quedan en el cajón .) El caso es que no entiendo muy bien algunos comentarios arriba expresados, sobre todo los que dan a entender la intención de obtener la adjudicación de estudios públicos por parte de Fernando Palacios para investigar el lobo ("pero usted dirá que no se pagan estudios científicos para la conservación del lobo. Será que no se le pagan a usted...") ésto señores yo le llamo situar a esta eminencia de la conservación y el ecologismo en España a la altura del menudeo chabacano y casposo de la política autonómica.
Por último, os quería contar que hace unos días tuve la suerte de encontrarme con unos paisanos de Cazorla conocedores de la Sierra los cuales me aseguraron que el lobo en la Sierra Morena sólo queda en las fotos de los bares y en los vídeos de Félix Rodríguez, de Lobo nada de nada. Claro, eso sí, densidad de cérvidos en los cotos de caza toda la que quieras, si tienen que parecer zoológicos no pasa nada, total, los planes técnicos de caza se firman sin mirar.
Por cierto, anónimo dijo: “Que pena que con la crisis que tenemos aún existan personas como esta que llevan toda su vida sin dar palo al agua y les pagamos entre todos”.

Crisis??, qué tiene que ver la crisis, esta palabra la usamos para todo…

Les pagamos entre todos??, perdona, a quien pagamos entre todos es a los políticos que se quedan con la pasta que viene de Europa para financiar proyectos científicos.

Anónimo dijo...

Señor Aquilino Duque, ¿en qué quedamos?. ¿Cómo es posible que diga usted aquí que hay lobos en Andalucía, si es su propio blog manifiesta sus dudas sobre si en Andalucía continúa habitando el lobo.

Y aquí muestro el comentario del señor Aquilino Duque en su blog:

"¿Que dónde cojones están los lobos de la Sierra de Andújar?

Que ya es hora de que alguien ofrezca una explicación. Que llevamos casi dos años sin saber de ellos. ¡ostiaaaaya, que me cabrean estas cosas!
Que si se ha extinguido el Lobo en Andalucía que salga el político que le toque el marrón y lo diga. ¡Con dos pelotas!

¿O que espera? ¿La clonación expontánea? ¿Que lleguen los lobos del norte? ¿O que cambie el partido en el gobierno andaluz y que lo digan otros?
¡Amossss hombre, que si el lince va de puta madre se os llena la boca, pero del lobo ni pio!".

Señor Aquilino Duque, ¿es usted uno más de los interesados en decir que en Andalucía hay lobo?

Pedro Hernando.

Anónimo dijo...

Quiero agradecer públicamente a los cientificos, la calidad de vida, la seguridad y el progreso en el que tenemos la suerte de vivir.
Pero tampoco olvidemos que los cientificos con sus inventos y técnicas, son en buena parte los responsables de la degradación del planeta.
En este caso del lobo y de este hombre, estoy convencido de que sabe mucho, de que es muy sabio en estos temas. No en vano vive de ello.
Además tiene que haber gente que con su postura radical e irredenta ponga a los politicos en evidencia cuando se lanzan a decidir estupideces: planes de gestion, manifiestos, fundaciones, páginas web... En fin toda esa parafernalia de propaganda destinada a darse publicidad de lo buenos y de lo ecologistas que son.
Porque no olvidemos siempre hay alguien que saca partido del pobre lobo: estudiosos, becarios, fotografos, cazadores, etc. Todo el mundo se aprovecha en alguna medida del animal.
Y la verdad es que es solo eso, un pobre animal.
No es un paradigma para el movimiento ecologista español, ni tampoco el ser diabólico que poblaba nuestros miedos infantiles; no, nada de eso. Es un ejemplo mas de la maravilla de la naturaleza, de su capacidad de regeneración. Pues sólo en aquellos lugares, en los que la presencia e intervención humana va reduciendose por la despoblación, es donde el lobo puede establecerse con algo mas de fortuna y prosperar.
Pero tampoco, como seres humanos civilizados y cultos que somos, podemos condenar a la extinción a las personas y pueblos que tienen la "desgracia" de existir en tierras habitadas por lobos.
Es pues labor de los "inteligentes" el encontrar una forma de convivencia, pero NO sólo deben resignarse los indigenas, también los demás. ¿o no?

AL - El Amigo de los Animales dijo...

Únete y ayuda a desmitificar la imagen del Lobo colocando este logotipo en tu web o blog.

YO SOY AMIG@ DEL LOBO

http://yosoyamigodellobo.blogspot.com/

AL - El Amigo de los Animales dijo...

Se ruega difusión:

INTOLERABLE CAMPAÑA DE TRÁFICO CONTRA LA IMAGEN DEL LOBO EN PAMPLONA

verdadYciencia dijo...

Mucho cuidado con irse por las ramas. Una cosa es que quede algún lobo en Sierra Morena y otra que haya unas 10 manadas de lobos como he leído en el estudio de algún "especialista". Diez manadas de lobos son muchísimos lobos para lo que veo que se comenta de Sierra Morena, es decir, que no hay esa cantidad de lobos NI DE COÑA.
Que pueda quedar alguna manada (muy pocas) es posible, pero mucho CUIDADITO porque a las manadas de lobos la gente se las "merienda" en un par de años y donde había 7 lobos en el año 2000 (por ejemplo) no queda ninguno en el año 2002....CREO QUE SE ME ENTIENDE..

Anónimo dijo...

Perdonad, soy un aficionado al senderismo y a la fotografia, con esto quiero decir que de lobos no tengo ni idea.

Lo que si quiero que quede claro es que en Sierra Morena sigue habiendo lobo/s, de eso estoy totalmente seguro, tanto yo como un par de colegas.

Les digo esto, porque este fin de semana pasado nos encontrabamos en plena Sierra Morena a las 9 de la noche por la zona del pántano, por el tema de la berrea y resulta realmente acojonante escuchar aullar a un lobo. No se cuantos serian pero oirse se oían y bastante bien.

Con esto no quiero que me creais, solo que mi experiencia me dice que el lobo existe todavia en Sierra Morena.

Javier Elías Guzmán Téllez dijo...

En la página de inicio de la web loboiberico.com podeis ver un documental de este año (2011) sobre el lobo en Andujar y Hornachuelos.

Parece del todo cierto que se sabe los que hay y donde están y que además se trabaja para reducir la conflictividad con el ganado, que es muy poca, pues por aquí las reses de caza son, en la práctica ganado: están recluidos y muchísimos más ciervos, jabalís, gamos y muflones que ovejas y vacas. Por lo tanto, ¿por qué deberían los lobos de atacar al ganado doméstico?

No obstante es cierto que no se hace ni mucho menos lo que se debería para que la población se recupere (lo que haría si se le ayudara una mínima parte de lo que se ayuda al lince) y recolonice el resto del sistema mariánico. La cantidad de lobos que podría haber en Sierra Madrona y el resto de sierra morena de Ciudad Real es, sin duda, de varios cientos. Pero aquí quien manda son los propietarios de las fincas y mucho dudo que ninguno quiera lobos.

Como se dice en el documental, marcar lobos con emisores satelite para ver donde mueren (cosa que todos sabemos, a quien le suena el nombre de la garganta...y otras muchas fincas, no solo en la provincia de ciudad real) y un estudio sobre la endogami de la población es fundamental. En el caso de que realmente haya endogamia, cosa que dudo dado la enorme población que aquí había hasta hace poco, soltar lobos de Zamora, por ejemplo, sería prioritario. Iluso quien piense que eso vaya hacerse. Dudo mucho también que lobos de Ávila lleguen hasta aquí por sí mismos, sobre todo si les cazan, aunque si desde los alpes van a los pirineos, no es del todo imposible.

Por cierto, me han comentado que por el santuario de la virgen de la cabeza no es difícil verlos.

Un saludo

Anónimo dijo...

rafael mena.

Lo que pasa es que no respetamos a ninguna especie. el lobo merece vivir en mi opinion mas que nosotros porque son mas dignos.nosotros como especie inteligente tenemos que velar por la biodiversidad de las especies, nos vamos a quedar solos y despues los cazadores tendran que cazar seres humanos.para seguir con su aficion.

Anónimo dijo...

Muy bien Rafal. Tienes toda la razón, también opino que el lobo tiene todo el derecho a vivir, al iugal que todas las especies.
Hoy domingo paseando con mi galgo y dos amigas por el campo precioso de Torrecaballeros, a 500 metros del pueblo, en los prados con las vacas pastando, nos hemos topado de frente con varios cazadores rifle en ristre disparando a las liebres.
Que un ser humano sienta placer cazando animales indefensos es algo que jamás podré entender y que lo llamen deporte menos.
Y esos chalados, tan cerca del pueblo disparando, me producen escalofríos y vergüenza como ser humano.

Anónimo dijo...

Vivo en la zona de los montes de toledo en la zona cercana al parque de cabañeros, hace unos meses entre los cazadores circulo el rumor de la aparicion de tres lobos en estos montes y no tardaron mucho en salir en su busqueda, no he vuelto a oir noticias de lobos

Anónimo dijo...

¿en cabañeros? ¿en qué pueblo? ¿y no avisaste al seprona????

Diego dijo...

Hemos estado en andujar este verano y el guia que nos acompañó desintió profundamente de lo que dice este hombre. Os dejo una informacion tecnica bastante interesante acerca de los censos realizados s. Morena por un catedratico de jaen, el sr. Rafael carrasco. http://lasierradeandujar.com/Informacion-Practica/Publicaciones/