26.6.08

EL NACIMIENTO DEL DURATÓN





Llegan los calores del verano y en esta época aprovecho mis viajes de trabajo por el norte de España para determe en el nacimiento del río Duratón, un lugar impresionante que forma una tremenda cascada, muy agradable para refrescarse.
El Duratón nace en Somosierra (Madrid) en las faldas de la Peña Cebollera, a partir de la confluencia del arroyo de las Pedrizas y del arroyo de la Peña, donde se encuentran las ruinas del molino de la Peña del Chorro. Más tarde discurre por el pueblo de Duratón que os recomiendo visiteis por su bellísima iglesia románica.
A continuación, la monumental Sepúlveda, para ser embalsado en Burgomillodo. Tras San Miguel de Bernuy, es de nuevo embalsado en las Vencías, riega Fuentidueña para desembocar en la margen izquierda del río Duero, junto a Peñafiel, en la provincia de Valladolid. Sus afluentes son el Hoz, el Serrano, el Caslilla y el San Juan.

Su nombre viene de un viejo diminutivo castellano en "ón", ahora en desuso porque se puede confundir con el aumentativo (pero que tiene muchos ejemplos: de tapa, tapón, de rata, ratón...), por lo que quiere decir, Duero pequeño.

Tras Sepúlveda se sitúan las hoces del río Duratón que fueron declaradas Parque Natural el 27 de junio de 1989 por las Cortes de Castilla y León y poco después fueron clasificadas como Zona de Especial Protección para las Aves (ZEPA), quedando integradas en la Red Natura 2000 en abril de 1991 (Código:ES0000115) y se declararon como Lugar de Importancia Comunitaria (LIC) en enero de 1998.[4] Desde el año 2004 la gestión del Parque se realiza mediante el Proyecto LIFE.

EL NACIMIENTO

Para llegar hasta el nacimiento, que es visible desde la nacional I a su paso por el Puerto de Somosierra, hay que tomar el desvío hacia el pueblo de Somosierra y en la misma cima de la carretera tomar la antigua N-1 con dirección a Burgos. A un Km aproximadamente, dejar el coche y tomar una pista cerrada por una valla y luego una senda que nos lleva hasta la base de las cascadas. Veremos una senda que asciende rápidamente bordeando las cascadas por la derecha. Una vez en la zona alta, dirigirse hacia la izquierda.
Merece la pena la excursión, os la recomiendo.
Mientras tanto, estoy preparando un reportaje sobre los ataques de Lobo al ganado de Somosierra. Estar pendientes, no bajeis la guardia a esta ventana forestal.

1 comentario:

Anónimo dijo...

Un desastre la información relativa a la forma de llegar hasta el desvio y despues a la cascada. Es mucho más complicado de como lo cuenta David. No hay nada señalizado y tienes que ir intentando rutas hasta que das con la buena. Lo dicho: un desastre. Aunque el sitio es precioso.