29.5.08

THORECTES LUSITANICUS, UN REPOBLADOR NATURAL DE QUERCÍNEAS


Un equipo del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), en colaboración con la Universidad de Alicante, ha descubierto, en el gaditano Parque Natural de los Alconocales, la primera especie de escarabajo conocida capaz de arrastrar, consumir y enterrar las bellotas de diferentes especies de Quercus, como alcornoques, encinas y robles.
El coleóptero Thorectes lusitanicus se come las bellotas y, en ocasiones llega a refugiarse dentro de ella durante todo el invierno.Este comportamiento inédito en una especie de hábitos coprófagos facilita la supervivencia y germinación de las semillas, así como su protección frente a predadores, como aves y roedores.

Dado que los coleópteros entierran las bellotas e inician el consumo por la parte más alejada del embrión y las bellotas no son consumidas del todo, muchas semillas pueden generar nuevas plántulas.
Jorge Lobo asegura que “Aún necesitamos calcular qué porcentaje de las
bellotas enterradas por escarabajos son capaces de generar nuevas plántulas, y conocer si la variación en la tasa de enterramiento y germinación depende de la composición vegetal y la presencia de vertebrados herbívoros”.
Según los estudios de campo y laboratorio realizados hasta ahora, los
escarabajos T.lusitanicus parecen preferir, además,las bellotas de alcornoque respecto a las de otras especies de Quercus.“La preferencia por los frutos de alcornoque es incluso mayor que la existente frente a otros recursos usados
de forma típica por la especie, como los excrementos de vaca y de conejo”,
aclara Lobo.
En el estudio han participado,además de Lobo, del Museo Nacional de
Ciencias Naturales (CSIC),en Madrid, Teodoro Marañón e Ignacio Pérez,del
Instituto de Recursos Naturales y Agrobiología de Sevilla (CSIC), junto con el biólogo de la Universidad de Alicante José Ramón Verdú.

ÁCIDOS GRASOS ESENCIALES

La hipótesis que el equipo investigador maneja para explicar la predilección
de esta especie por las bellotas, es el alto contenido del fruto en ácidos grasos esenciales. Este comportamiento inédito se atribuye a una estrategia de supervivencia ya que su dieta básica es más bien coprófaga – excrementos animales. Las bellotas –sus preferidas son las de alcornoque- les dan energía para pasar el invierno, resistencia contra el frío y un mayor desarrollo ovárico que mejora su reproducción.
Para el investigador del CSIC: “El consumo de bellotas durante finales del otoño y el invierno está probablemente relacionado con la hibernación, la producción ovárica y el desarrollo de la especie. Los individuos alimentados con bellotas muestran tasas de actividad mayores, óvulos mejor y más desarrollados y mayor resistencia al frío”.

El género Thorectes tiene 43 especies de escarabajos conocidas, de las que 20 se encuentran en el territorio Íbero-balear, y 18 son endémicas. Se trata de especies ápteras(sin alas) y que, por tanto, poseen una escasa capacidad de dispersión, lo que explicaría el alto número de especies presentes en la Península y su vulnerabilidad. Las especies de ésta y otras familias cercanas están adaptadas al consumo de heces de vertebrados y, a lo sumo, algunas especies poseen hábitos saprófagos.

NUEVOS BROTES

Esta ‘delicatessen’ para el escarabajo trae, además, efectos colaterales beneficiosos para la flora. A menudo el ‘T. Lusitanicus’ deja el embrión de la bellota intacto, de modo que muchas semillas pueden generar nuevos brotes arbóreos. “Aún necesitamos calcular qué porcentaje de las bellotas enterradas por escarabajos son capaces de generar nuevas plántulas, y conocer si la variación en la tasa de enterramiento y germinación depende de la composición vegetal y la presencia de vertebrados herbívoros”, finaliza Lobo.

No hay comentarios: