20.6.08

UN JUEZ CONDENA CON 5.400 EUROS A UN CAZADOR FURTIVO DE ASTURIAS POR USAR UN LAZO DE ACERO


Parece que el trabajo de los Agentes Forestales va adquiriendo más repercusión en los medios de comunicación. En esta ocasión reflejamos un nuevo caso de furtivismo que se ha producido en la localidad asturiana de Viliella, en el Concejo de Cangas del Narcea.
Gracias a las investigaciones de los forestales asturianos y su posterior denuncia, el juzgado de lo Penal número 1 de Oviedo ha terminado condenando a un hombre, Eduardo M. A., de 82 años, al pago de 5.400 euros por colocar un lazo de acero destinado a la caza de animales.
La pena ha contado con el agravante de que el delito se ha producido en un área de protección especial ya que cuenta con una población estable de oso pardo.
El juez le impuso también al acusado la inhabilitación especial para el ejercicio del derecho a cazar durante tres años al imputarle la comisión de un delito contra la fauna.

Los hechos ocurrieron el 16 de abril de 2007, sobre las 12.10 horas, cuando el acusado, Eduardo M. A., fue «sorprendido» por miembros de la Guardería de Medio Rural del Principado cuando procedía a rearmar un lazo de acero destinado a la caza de animales.
Según apuntan las mismas fuentes, el acusado había armado otro lazo en el mismo lugar, dentro del Parque Natural de las Fuentes del Narcea, Degaña e Ibias.
Durante el proceso judicial, el acusado admitió que él había sido el culpable de los hechos por los que fue denunciado.
La utilización del lazo de acero para la caza es, lamentablemente, un medio muy usado por los cazadores furtivos, debido a facilidad con la que se obtienen piezas de caza mayor, principalmente venados y jabalíes.
A pesar de ello, este sistema con lazo se encuentra penado por las fuerzas de seguridad, ya que en ningún momento permite la selección de piezas de caza.

No hay comentarios: