16.6.08

MOVIMIENTOS EN CONTRA DEL CIERRE DE LA M-50


Un gran número de organizaciones ciudadanas, englobadas en torno a la Plataforma M-50 No (San Sebastián de los Reyes y Alcobendas), la Coordinadora Salvemos la Sierra, el Foro por la Movilidad Sostenible de la Comunidad de Madrid, Izquierda Unida de Las Rozas, Izquierda Independiente Iniciativa por San Sebastián de los Reyes y Ecologistas en Acción han presentado sus argumentos contra el cierre Norte de la M-50(M-61 para la Comunidad de Madrid).
Condideran que la obra va a suponer un gran impacto en el Parque Regional de la Cuenca del Manzanares en sus cursos alto, bajo y sur. También lo será en la Dehesa Boyal de San Sebastián de los Reyes.

Se trata de un proyecto que en la actualidad se encuentra en información pública. A juicio de las organizaciones mencionadas, este proyecto es ilegal, no resolverá sino que agravará los problemas de tráfico, supondrá un tremendo despilfarro de fondos públicos y tendrá un fortísimo impacto ambiental. Por estos motivos, anuncian que si la Comunidad de Madrid no lo abandona recibirá una contundente oposición social.

LO CALIFICAN DE PROYECTO ILEGAL

La legislación de carreteras de la Comunidad de Madrid obliga a que cualquier intervención en las mismas se enmarque dentro de un Plan de Carreteras. Sin embargo, según la normativa estatal y europea, cualquier plan de estas características debe someterse a evaluación ambiental estratégica, es decir, se deben analizar, de forma previa, las repercusiones ambientales de todas las actuaciones en su conjunto. Este es el motivo por el que después de presentar su Plan de Carreteras 2007-2011 tras las denuncias ecologistas empezara a hablar de un “listado de obras”. Pero cambiar el nombre de las cosas no modifica su naturaleza, por lo que cualquier intervención que se realice sin la previa evaluación ambiental estratégica resulta claramente ilegal.

HABLAN DE DESPILFARRO

Según el comunicado de Ecologistas en Acción, califican la obra de "tremendamente despilfarradora de recursos", que tendrían mucha más rentabilidad social aplicados a otros ámbitos (mejora de la sanidad, educación, etc.) Efectivamente, el Gobierno regional cifraba en 2.300 millones de euros su coste (ya se habla de 2.900), y aunque pretende hacernos creer que serán financiados por las empresas concesionarias, lo cierto es que, como no puede ser de otro modo, recaerán sobre los contribuyentes vía peajes en la sombra y otros mecanismos.

DUDAN DE LA MEJORA DEL TRÁFICO

Entre las conclusiones de la plataforma están los dudosos efectos de mejora al tráfico madrileño. Dice que "El hecho de que la zona metropolitana madrileña sea simultáneamente la que más autovías tiene de toda Europa –en relación a su población–y la que más atascos registra, deja muy claro la dinámica actual: cualquier ampliación del viario tiene un “efecto llamada” que en cuestión de meses anula sus pretendidas ventajas. De esta manera, la creación de nuevas infraestructuras genera más tráfico y traslada los puntos críticos –con congestión incrementada– de unos a otros lugares. Además, habitualmente las nuevas infraestructuras, como este cierre de la M-50, facilitan la circulación entre los atascos de origen y destino, a través de un trazado que suele ser más largo que el anterior. La combinación de estos factores –más tráfico, más congestión y mayor distancia– genera, por ejemplo, aumentos del consumo de combustible o del tiempo de recorrido que anulan los supuestos beneficios".

EL IMPACTO AMBIENTAL

La peor estrategia posible contra el principal problema ambiental al que nos enfrentamos, el cambio climático, es seguir construyendo autovías. Pero, además, la Comunidad de Madrid tiene un tremendo problema de contaminación del aire y de contaminación acústica, que también se verá incrementado por esta autovía si se lleva a cabo. Además, están los daños a espacios protegidos tan relevantes como el Parque Regional de la Cuenca Alta del Manzanares, que se verá cercenado en dos lugares por esta autovía.

OPOSICIÓN SOCIAL

Son muchos los colectivos y organizaciones que se están movilizando contra esta obra, a fin de demostrar lo perjudicial e insostenible que es desde el punto de vista económico, social y ecológico. Así, en el lado este, la Plataforma M50 No de Alcobendas y San Sebastián de los Reyes denuncia que esta autovía arrojará cientos de kilos de contaminación al entorno natural de Dehesa Boyal de San Sebastián de los Reyes. Además afectará acústicamente a las viviendas cercanas de las dos localidades, destruirá dotaciones de gran valor básicas para estas ciudades y sobre todo –chocando de lleno con el supuesto objetivo del proyecto– arrojará mucho más tráfico y atascos para estas zonas. Por ello, esta Plataforma está recogiendo alegaciones contra el proyecto, habiendo recogido en apenas 20 días unas 2.000.

Por el lado oeste, la degradación de las características ambientales en Las Rozas abrirá la puerta a una posible recalificación del suelo actualmente protegido, generando nuevas perspectivas urbanísticas y fomentando la especulación. Las Rozas es uno de los municipios que más ha crecido en los últimos años, lo que se ha traducido en un claro déficit de servicios que se vería agravado por el aumento del desarrollo inmobiliario que traería consigo la autovía. Además, la nueva autovía incrementará exponencialmente el ruido y degradará la calidad del aire. Por estos y otros motivos, los vecinos y vecinas de Las Rozas ya hemos realizado diferentes acciones de protesta, y seguiremos plantando cara a este proyecto irracional.

No hay comentarios: