16.9.08

CONTINUAN BUSCANDO AL OSO HERIDO POR UN LAZO


La Fundación Oso Pardo continúa tratando de anestesiar al oso herido por un lazo.
Ya han localizado la zona en la que está asentado, pero se trata de un paraje en el que la vegetación y las rocas, complican mucho acercarse lo suficiente al animal para anestesiarlo.

Recordemos que el pasado 17 de agosto un vecino del municipio leonés de Páramo del Sil alertó a la Fundación Oso Pardo del avistamiento de un oso herido por un lazo de acero. Dos días después, el 19 de agosto, los guardas de las Patrullas Oso de la FOP detectaron al animal en los montes del Páramo de Sil. El oso pudo ser filmado en vídeo y fotografiado mediante la técnica de digiscoping (fotografía a través de una cámara digital acoplada a un telescopio). Las fotografías obtenidas mostraban claramente que el desafortunado animal había caído en un lazo y en su lucha por liberarse había conseguido arrancarlo del punto de sujección aunque sin poder desprenderse de él. El lazo le constreñía la parte final del abdomen, a la altura de los riñones, lo que interfería en sus normales movimientos y le obligaba a caminar encogido. También se apreciaba claramente la herida que, como un cerco alrededor de la cintura, había provocado la opresión y el roce del lazo.

A pesar del buen síntoma que suponía que el oso se observara alimentándose de arándanos, la herida podría infectarse y producir la muerte del animal, por lo que se decidió poner en marcha un dispositivo de rescate para liberarlo del lazo y curarlo de sus heridas. Para reducir al máximo el estrés de captura y actuar de la forma más rápida y segura posible, se decidió optar por capturarle con un dardo anestesiante, técnica difícil ya que obliga a estar bastante cerca del animal para poder acertar en el disparo. Una vez anestesiado, se actuaría directamente sobre el terreno para retirarle el lazo y aplicarle tratamientos desinfectantes, cicatrizantes y antibióticos de larga duración.

Durante el periodo en que se ha estado siguiendo al animal, se ha intentado en un par de ocasiones dispararle el dardo con la anestesia pero sin éxito. En los últimos días, el oso se está moviendo a caballo de la franja fronteriza entre León y Asturias, entre el municipio leonés de Páramo de Sil y el concejo asturiano de Degaña.

En el dispositivo de captura están colaborando estrechamente todas las entidades públicas y privadas vinculadas con la conservación del oso. En los tres equipos de seguimiento creados, intervienen además de las Patrullas Oso de la FOP, miembros de la guardería de la Junta de Castilla y León y del Principado de Asturias, y se cuenta con la colaboración de equipos veterinarios del Parque de la Naturaleza de Cabárceno (Cantabria) y de la Universidad de León, así como del Fapas y de la Estación Biológica de Doñana.

El operativo se está realizando con carácter de urgencia, no sólo porque el estado de salud del oso podría empeorar drásticamente si no se actúa pronto, sino porque estos días son relativamente favorables para el avistamiento del animal, dado que estamos en plena temporada de maduración de los arándanos y en esta época los osos se alimentan en gran medida de estos frutos, que se desarrollan en áreas desarboladas de matorral bajo, donde resulta más fácil verlos. Pero en dos semanas la temporada del arándano terminará y los osos se retirarán a zonas forestales donde será mucho más complicada su localización.

La detección de este animal herido demuestra claramente dos cosas. Por una parte, que el uso ilegal de lazos, colocados en el monte para dar caza principalmente a jabalíes, sigue siendo una importante causa de mortalidad y de lesiones no naturales en los osos cantábricos, como lo demuestra el avistamiento de ejemplares cojos o con marcas a causa de estas trampas.

Aunque algunos de los ejemplares que caen en los lazos pueden llegar a liberarse y sobrevivir, aunque sea lesionados, otros es seguro que morirán sin que tengamos constancia. Que el uso de lazos sigue siendo un problema real para la conservación del oso queda también demostrado por los resultados obtenidos en la lucha contra esta práctica furtiva: desde el año 1993 hasta la actualidad las Patrullas Oso de la FOP del occidente cantábrico han retirado de los montes un total de 1308 lazos ilegales.

Por otro lado, y a pesar del desgraciado acontecimiento, el dispositivo montado muestra la actitud claramente positiva hacia la protección del oso de la mayor parte de la sociedad –hay que recordar que fue un vecino de Páramo del Sil quien informó de este caso- así como la excelente coordinación y magnífica colaboración existente entre todas las partes implicadas en la conservación de la especie, ya sean Administraciones, ONG conservacionistas u otros estamentos vinculados con el estudio y conservación de la fauna.

No hay comentarios: