20.9.10

LA MOCHILA SE QUEDÓ HUÉRFANA



Ayer, víctima de una larga enfermedad producida por un infortunado cáncer de próstata, falleció José Antonio Labordeta. Desde aquí pretendo realizar mi humilde y pequeño homenaje. Siempre fue una persona que me llamó la atención, no dejaba indiferente a nadie.


Su canto a la libertad y sus reivindicaciones no pasaron desapercibidas. Pero también, por su serie televisiva en la que nos enseñó lugares recónditos, descubriendo caminos sin gloria. Sentía debilidad por las zonas olvidadas, deprimidas. Gracias a “un país en la mochila” conocí sitios impresionantes que no dudé en conocer.

Entre ellos, el nacimiento del Duratón, el pueblo que recibe el nombre de este río y su iglesia románica. La espectacular Fuente de la Salud, en Sepúlveda, el nacimiento del Pitarque, el maestrazgo turolense con todos sus pueblos y un largo etcétera. Además de los caminos dio luz a muchos oficios perdidos, buscando en los vericuetos de la España rural, en un trabajo que se sigue echando en falta en televisión.
Un día le preguntaron que aconsejara un lugar en Aragón para poder visitar y no dudó en contestar: "El maestrazgo, Cantavieja y La Iglesuela, toda esa zona. Porque es uno de los lugares más espectaculares de Aragón, y muy poco conocido. El Pirineo lo conoce todo el mundo, el Maestrazgo no".

Labordeta era un hombre sin pelos en la lengua, se hizo político con la convicción de que para conseguir mejoras para su tierra había que ir a Madrid a lucharlas. Había que moverse y lo consiguió plantando cara a quien no quería escucharle. Célebre fue su enfrentamiento con el Partido Popular. En una ocasión no quisieron escucharle y vaya si le escucharon.
En una ocasión tuve la suerte de charlar con él. Una mañana, leyendo en el metro, alcé la vista y ahí estaba. Fue una conversación amena y cercana. Que descanse en paz.

2 comentarios:

Josue dijo...

Merecido homenaje, seguro que somos muchos los que aprendimos de Labordeta desde ética a preciosos lugares.

Gracias Jose Antonio

Alfredo dijo...

Labordeta ha muerto sabiendo el legado que ha dejado entre los jóvenes que nos hemos acercado al mundo de la sabiduría rural. Él ha tenido la oportunidad de transmitir sus ideas y su moral a la ciudadanía que ha sabido escucharle, lo más importante es que ha rescatado del olvido muchas regiones de España que él acercó a la pequeña pantalla; creo sinceramente que pasa a ser una leyenda al lado de un personaje también muy querido como Félix Rodríguez .