12.11.09

LIMPIANDO EN LA GUINDALERA




Hace unos días participé con la asociación ecologista WWF en una actividad encuadrada en el programa de recuperación que se está llevando a cabo en la Finca "La Guindalera", ubicada en el término municipal de San Fernando de Henares, en el sureste de la Comunidad de Madrid.



La Finca posee una superficie de algo más de 40 hectáreas, en la margen izquierda del río Jarama, justo en la confluencia del río Henares.


La existencia de hábitats y especies de interés comunitario en esta zona incluída en la red Natura 2000 y la figura de protección de Parque Regional, justificaban este programa de recuperación en el que colabora el Ayuntamiento de San Fernando de Henares.


Destacan en este Parque los tarayales (tamarix sp.), así como las formaciones subarbustivas sobre yesos y los encinares. Nos llamó la atención la situación crítica que presentaban las olmedas. En cuanto a fauna existen aves rupícolas como milano negro, cernícalo primilla; aves ligadas al medio acuático como aguilucho lagunero, garza imperial. Y hasta la nutria se ha dejado ver en este paraje.

La presión a la que está sometida la zona por las carreteras aledañas y las barreras infranqueables que representan éstas, hacen de esta zona, un paraje que hay que cuidar con mimo.


Los vertidos y el abandono de basuras nos llamaron la atención. Y fue precisamente eso lo que hicimos esta mañana soleada de octubre con los amigos de WWF. Con Valeriano y María al frente de la expedición, volví a darme cuenta de la labor tan importante que realiza esta entidad.


La capacidad de convencimiento que tienen a la hora de acometer este tipo de actuaciones, que si fuera por la iniciativa de los políticos, en muchos casos no se realizarían. Contar un un nutrido grupo de aguerridos voluntarios es una muestra de su capacidad de convocatoria.



Numerosos protectores abandonados, mangueras de todo tipo, neumáticos y hasta carros metálicos de supermercado, fueron llevados a los puntos limpios de San Fernando y Torrejón de Ardoz.




Llama la atención que un paraje incluido en un Parque Regional pueda presentar este abandono. Aunque al menos y gracias a la solicitud de WWF, los políticos han accedido ha restaurar este magnífico entorno que se encuentra muy cerca del Centro de Educación Ambiental “Caserío de Henares”.
Las imágenes hablan por si solas. Vean y analicen.

LA ADAPTACIÓN DE LA NATURALEZA

Dentro de lo malo, y como la naturaleza es sabia, se adapta a las circunstancias. En la zona había miles de protectores de una repoblaciones que se había llevado a cabo por lo menos hace diez años. Y nos dimos cuenta que en esos protectores se encontraban ocultos multitud de fauna. Desde esta preciosa culebra de escalera (Elaphe scalaris),


una culebra diurna, inofensiva para el hombre, salvo el dolor que puede provocar su mordisco.


Este ejemplar, sin duda se encargará de controlar las poblaciones de roedores que existen en este paraje.
En el interior de los protectores, también encontramos caracoles, avispas y hasta algún ratón.