14.10.10

LA COMUNIDAD DE MADRID FINALIZA LA CAMPAÑA DE INCENDIOS CON UNO DE LOS MEJORES BALANCES DE LOS ÚLTIMOS AÑOS.


La Comunidad de Madrid controló este verano un total de 168 incendios registrados en la región que tan sólo quemaron 0,64 hectáreas de monte arbolado, la mitad de la superficie de un campo de fútbol, gracias al trabajo desarrollado por los profesionales integrantes de la campaña INFOMA, que se prolongó desde el 15 de junio, hasta el 30 de septiembre.


El consejero de Presidencia, Justicia e Interior, Francisco Granados, presentó hoy los resultados de este trabajo, que son históricos, ya que nunca se había quemado tan escaso número de superficie en la Comunidad de Madrid. Granados aportó datos tan significativos como que el 88 por ciento de los incendios los efectivos impidieron que la superficie alcanzara una hectárea, siendo la media por incendio de 0,56 hectáreas, que la efectividad en la respuesta mejoró, que la mayor parte de los fuegos fueron detectados por los ciudadanos y comunicados al Centro de Emergencias de la Comunidad de Madrid 112 o que en su mayor parte los incendios fueron provocados por negligencias, especialmente por cigarrillos mal apagados.

El consejero de Presidencia, Justicia e Interior, detalló que el fuego este verano afectó a un total de 97,90 hectáreas, lo que supone un ínfimo 0,024% de la superficie forestal total en la Comunidad de Madrid, pero de esta cantidad sólo 0,64 hectáreas fueron de superficie con árboles, mientras que el resto (97,26 hectáreas) se correspondieron con zonas desarboladas (vegetación leñosa como jaras, retamas o matorrales -20,59 hectáreas-, y otro tipo de vegetación -76,67 hectáreas-).

El número de incendios experimentó un considerable descenso con respecto a los declarados en la temporada del año pasado, ya que de los 323 extinguidos en 2009, a sólo 168 durante este año, lo que supone una caída de un 40 por ciento aproximadamente. A juicio de los técnicos, el descenso se debe, fundamentalmente, a la mayor concienciación por parte de los ciudadanos en las medidas para evitar incendios forestales, elemento fundamental en el planteamiento de las diversas campañas contra incendios y a la efectividad del operativo.

COLABORACIÓN CIUDADANA

Así, de los 168 incendios sufridos, 148 de ellos fueron apagados sin permitir que progresaran más allá de una hectárea, lo que técnicamente se conoce como conato. Así, el mayor fuego sufrido en la Comunidad de Madrid sólo alcanzó las 11,27 has. Ocurrió en el término de Alcalá de Henares, el 23 de agosto, y afectó a vegetación herbácea.

En cuanto a las fuentes de detección de los incendios, un año más sobresale la colaboración voluntaria y desinteresada de los madrileños que avisaron, con llamadas gratuitas al Centro de Emergencias Comunidad de Madrid 112, del 68% de los fuegos declarados. El rápido aviso fue determinante para atajar el progreso de las llamas. Además, las torres de vigilancia alertaron del 16% de los siniestros forestales, y el aviso llegó por otros medios en otro 16% de los casos.
La actividad de las 40 torres de vigilancia dispuestas durante el verano por el INFOMA ha sido también fundamental en el desarrollo de la campaña, no sólo por los incendios detectados, sino por el apoyo que ofrecen, con una visión directa sobre el terreno, al identificar tipos de humos, posibles siniestros, lugares exactos e indicaciones que facilitan la labor de las unidades contra incendios. En total, actuaron en 640 movilizaciones, y no sólo de incendios forestales, sino también de incendios urbanos y otros accidentes detectados desde los enclaves de vigilancia.

Por otra parte, la actividad de los helicópteros ha sido de suma importancia en el desarrollo de la campaña INFOMA y, de manera muy especial, la activación inmediata de las brigadas helitransportadas al tener el más mínimo indicio de la localización de una posible columna de humo.

LOS HELICÓPTEROS REALIZARON 878 DESCARGAS.
En total, los helicópteros bombarderos de la Comunidad de Madrid han efectuado durante la campaña 878 descargas, en las que han arrojado contra las llamas un total de 1.053.400 litros de agua. Además, se han desplazado también en operaciones contra incendios en apoyo de otras comunidades, donde llevaron a cabo 150 descargas con 163.800 litros de agua. Por último, el helicóptero de vigilancia, que incorpora una cámara giroscópica de alta definición, ha aportado recursos y facilitado datos para que los responsables de los operativos contra incendios pudieran tomar decisiones en cuanto a las medidas para luchar contra las llamas. El helicóptero de vigilancia se ha revelado como una herramienta de máximo rendimiento en los dos años que lleva incorporado a las campañas INFOMA.

La Comunidad de Madrid ha colaborado con los efectivos de otras comunidades en la extinción de fuegos en otras provincias. En el caso de la Comunidad es de Castilla La Mancha y Castilla y León las relaciones están reflejadas en un protocolo de colaboración. En él, se especifica la zona de asistencia y socorro desde la línea divisoria de las comunidades hasta una distancia de 2km. Así, los efectivos madrileños contraincendios han participado en dos fuegos forestales declarados en Castilla y León, en concreto en Ávila, y cinco en Castilla La Mancha: cuatro de ellos en la provincia de Toledo y uno en la de Guadalajara.

En la Campaña de Protección Civil contra Incendios Forestales en la Comunidad de Madrid (INFOMA), han trabajado durante este verano un total de 2.462 efectivos profesionales, entre bomberos, brigadas forestales, agentes forestales, ingenieros, técnicos y personal de apoyo y logística. Se ha contado con un parque de vehículos especializados en todo tipo de operaciones contra incendios de casi 600 unidades, además de 10 helicópteros distribuidos estratégicamente por la geografía madrileña, cuatro de ellos bombarderos, otros cuatro con brigada helitransportada, uno de coordinación y otro de vigilancia con cámara de alta definición.

Más de la mitad de la extensión total de la Comunidad de Madrid está calificada como superficie forestal. Además, esta superficie se divide, casi mitad por mitad, entre arbolada y no arbolada. Si a esta cifra se le añade la alta densidad demográfica y de actividad humana que han de soportar los bosques y montes madrileños, se obtiene como resultado el alto grado de amenaza que para la Comunidad de Madrid suponen los incendios forestales, tanto para el propio ecosistema, como para los bienes y la propia integridad física de los madrileños.

LAS NEGLIGENCIAS, LA PRINCIPAL CAUSA
En cuanto a las causas de los incendios, según datos aportados por el Cuerpo de Agentes Forestales de la Comunidad de Madrid, las principales siguen siendo las negligencias (44,9 por ciento), muy por encima de los intencionados (28,1 por ciento), y seguidas de los rayos (6 por ciento). El resto tienen origen desconocido o las investigaciones están en curso.

Dentro de las negligencias, las más comunes son por cigarrillos mal apagados (aunque han disminuido significativamente), quema de pastos y juegos de niños
Granados aseguró que se ha producido un descenso significativo en el número de incendios intencionados (del 37,5 por ciento del 2009 al 28,2 por ciento del 2010), al tiempo que se produce un incremento de los incendios provocados por rayos (pasan de 6 a 10) y un descenso del número de negligencias provocadas por el tabaco (22 incendios el pasado año frente a los 8 actuales).

Fuente: Comunidad de Madrid

1 comentario:

Christian dijo...

Es de valorar la gran labor que realiza tanto el personal de emergencia como el de prevención, y una lástima que en este país todavía no seamos concientes del peligro que acarrea realizar barbacoas y demás usos de disfrute del monte en temporada de alerta.